La necesidad por estacionarse en sectores comerciales podría suplirse, en parte, con el arriendo temporal de estacionamientos de empresas.

 

La nueva Ley de Estacionamientos, que aún no ha sido promulgada, podría traer una nueva oportunidad para un segmento del mercado inmobiliario: la administración de estacionamientos.

El parque automotor sigue creciendo en Santiago. Pero los principales edificios de oficinas en sectores cercanos a malls y barrios financieros, tienen muchos estacionamientos particulares y de empresas gran parte del día desocupados.

Al respecto, algunas empresas del sector inmobiliaria están planteando la idea de aprovechar los estacionamientos de las oficinas, que después de las 18:00 hrs., en su mayoría quedan libres, y usarlos como públicos pagados. Incluso, durante la jornada laboral.

“Si vas a cualquier edificio de oficinas a una reunión en la mañana, -como por ejemplo en el sector de Nueva Las Condes-, hay una gran cantidad de estacionamientos mal usados. Empresas que a veces compran un piso entero de estacionamientos y con suerte ocupan el 50%”, comenta Jaime Sarrá, director general de NAI Sarrá Consultora Inmobiliaria, compañía que está analizando esta oportunidad de negocio, que ya se utiliza en países como Alemania, Inglaterra y Austria.

La idea es que las entidades dedicadas a la administración de parking realicen convenios con la mismas empresas o administraciones de los edificios para que los estacionamientos privados se puedan utilizar como públicos cuando estén desocupados. “En otras palabras, meterlos a una bolsa disponible. Así el dueño o arrendatario de un estacionamiento puede incluso recibir un porcentaje de lo que cobra la empresa administradora. Muchas compañías podrían maximizar sus estacionamientos desocupados y obtener una rentabilidad, especialmente los edificios corporativos”, agrega Sarrá.

 

Reconocimiento


La tecnología para realizar esto está disponible en Chile, aunque no es sencilla, debido a que se basa en el reconocimiento del automóvil y la administración de los tiempos de “desocupación” de un estacionamiento privado.

La empresa austríaca Skidata, una de las más importantes a nivel mundial en cuanto a soluciones de accesos y estacionamientos (con operaciones en Chile), asegura que técnicamente es viable.

La clave estaría en una tecnología basada en cámaras especiales “LPR” (Licence Plate Recognition) y software de conversión que permitan leer con una fiabilidad de, mínimo, el 95% de la placa patente de un auto cuando está entrando o saliendo a un estacionamiento. “Los datos de la placa patente están registrados y guardados en una aplicación, junto con los detalles del ticket entregado. De esta manera, se puede buscar los imágenes del vehículo accediendo al parking solamente tecleando su placa en el sistema”, explica Diego Sánchez, gerente general de Skidata Latinoamérica.

Además, el ejecutivo explica que tiene una serie de características como aplicación de técnicas de marketing, reglas de descuento, y servicios que se ajusten al perfil de cada cliente. “Pero sobre todo, crear informes de ocupación e ingresos fiables, con datos disponibles en línea para tomar decisiones”, apunta Sánchez.

Por su parte, Francisco Walker Prieto, socio y director de Banmerchant, empresa de asesoría financiera e inmobiliaria, explica que la nueva regulación de estacionamientos por definición no es negativa, sino que ayuda a alinear los derechos del consumidor con los intereses de los prestadores de servicios, en este caso los proyectos inmobiliarios. “No obstante ello, es también importante que la explotación comercial de los estacionamientos (que pasan así a constituirse en una unidad de negocios para el prestador de servicios), conlleve también la responsabilidad de estos últimos en resguardar la seguridad para el consumidor, debiendo ellos asumir responsabilidades por robos o daños que afecten al usuario”, concluye Walker.



Pulso - 06 de Octubre 2016