Alquilar una antigua vivienda para empresas o servicios profesionales es una alternativa interesante a considerar, pero antes de hacerlo

hay que evaluar bien su potencial y tener en cuenta que sufren un deterioro más pronunciado.

Felipe Álamos U. Las casas en arriendo para oficinas son un bien cada día más escaso en la capital y les ha entrado dura competencia.

Pero todavía tienen un mercado interesante.

 

"Hoy las casas tienen 4 usos: habitacional, oficinas, oficinas para servicios profesionales y, eventualmente, para comercio. Respecto a

las casas-oficinas, estas son más atractivas para los 'servicios profesionales' que para las empresas, por su menor costo de

arrendamiento. En todo caso, con la entrada de nuevos edificios de oficinas, han ido desapareciendo las casas para usos de oficinas,

ya que estos edificios se construyen en las mismas ubicaciones del uso permitido por las respectivas direcciones de Obras Municipales",

explica Jaime Sarrà, director general de NAI Sarrà.

¿Dónde están las fortalezas de este tipo de propiedades en un mercado cada vez más competitivo?

 

"Las ventajas son el menor costo de arriendo por metro cuadrado - que puede llegar hasta 40% menos, según la ubicación-, la imagen

corporativa y el ahorro en el pago de los gastos comunes", afirma Jaime Sarrà.

 

Lo bueno y lo malo

 

Pero aclara que también tienen algunos bemoles que les hacen perder mercado: "Las desventajas son la seguridad, la poca

adaptabilidad para habilitar los espacios de trabajo y la gran pérdida de espacios en usos que una oficina no necesita (tinas en los baños,

cocinas grandes, baños desproporcionados, muchos muros divisorios, etc.)".

 

¿Cuál es el público objetivo de estas propiedades?

 

Señala Jaime Sarrà que el arriendo de casas para oficinas es más atractivo para los profesionales que se inician en una actividad

laboral y que deben cuidar muy bien sus costos iniciales de operaciones".

 

En ese sentido, Norbert Lui, gerente de Fuenzalida Propiedades Los Leones, explica que la demanda es bastante trasversal: desde

empresas grandes y medianas, y profesionales como ingenieros, abogados, arquitectos y psicólogos, entre otros.


Asunto de ubicación

 

Pero no todas las casas sirven para oficinas, aunque ofrezcan buen espacio, terreno -muy apetecido por empresas que requieren

espacios para almacenar, por ejemplo-, estacionamientos y valores más bajos que las plantas libres para oficinas. "Las más

demandadas son aquellas ubicadas en sectores de buen acceso desde sectores lejanos y el barrio alto. Idealmente, tiene que estar cerca

del metro o servicios y contar con estacionamientos", afirma Norbert Lui.

 

"A algunas empresas les interesan las avenidas principales y a otras calles tranquilas cercanas a estas avenidas", cuenta el ejecutivo.

 

De esta manera, indica Norbert Lui que básicamente existen cuatro sectores donde la demanda para estas casas oficinas es muy alta

en el sector oriente de la capital: El Golf y sectores cercanos (Martín de Zamora, Colón, Tobalaba); Vitacura - "un sector muy

demandado, a pesar de no tener Metro"-, y las comunas de Providencia y Ñuñoa.

 

Y aclara que dentro de estos sectores no cualquier casa es apetecida por el mercado.

 

"Las propiedades más demandadas son las que tienen el cambio de uso, es decir que tienen el destino 'oficina', pues existen muchas

propiedades que se usan 'a la mala' con este fin, lo cual genera problemas".

 

También, indica, influye mucho la presencia urbana de la construcción.


"Para muchas empresas la imagen es fundamental y no todas estas casas tienen una gran presencia, que podría ser un requisito".


De esta manera, señalan los expertos, quienes tienen una casa bien ubicada tiene gran parte del trabajo hecho. Pero no es suficiente.


 

Hay que tomar providencias y ser ordenados.

 

"Los dueños de casas que las arriendan para oficinas deben gastar mucho dinero en volver a poner la casa en arriendo, ya que el desgaste

que sufren por el intenso uso hace que el mes de garantía que se entrega al inicio por parte del arrendatario cubra apenas un 25% de los

gastos de reparaciones".

 

Sacar las cuentas

 

También hay que considerar que no siempre contar con una casa de gran tamaño será garantía de un buen negocio.

 

Señala Norbert Lui que en general la rentabilidad podría ser un poco mejor que en una vivienda con destino habitacional. "Pero es

relativo, pues depende de la cantidad de terreno, ya que si tiene mucho terreno, por el costo de este baja la rentabilidad. Y por otro

lado también subiría el precio de la propiedad por el uso".


Por último, Jaime Sarrà agrega un dato para los dueños de casas: "En NAI Sarrà pensamos que para los "predios residuales" -terrenos que

no cumplen con el mínimo exigido para levantar un edificio- se justifica que las casas se usen para destino de oficinas. Sin embargo,

creemos que también se les debe dar un uso comercial a estas 'casas islas', ya que sin duda quedan en desmedro con respecto a otras, por

lo invasivo de tener edificios altos alrededor de ellas.

 

Datos necesariosPara saber si una casa tiene potencial para arrendarse como oficina se debe recurrir a la Dirección de Obras de la

municipalidad respetiva y pedir un CIP (Certificado de Informes Previos); ahí aparececlaramente si puede destinarse a este uso.

 


Diario El Mercurio - Domingo 16 de Marzo de 2014